El Gobierno de España ha aprobado una norma que prohíbe los aromas en el tabaco calentado y obliga a que lleve las mismas advertencias sanitarias que el tabaco convencional.

Además, obliga a que en el etiquetado figuren las advertencias de que es perjudicial para la salud.

La nueva normativa, que solo afecta al tabaco calentado y no a todos los dispositivos de vapeo, en cuya regulación está trabajando el Ministerio de Sanidad, entrará en vigor tres meses después de su publicación en el BOE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *