Anastasio del Socorro Moreno nació el 15 de abril de 1929 en Socuéllamos, hijo de José María del Socorro y de Gabriela Moreno, se casó el 18 de diciembre de 1955 con Concepción Navarro Moreno. De ese matrimonio nació tres hijos: José María, Agustín y Jesús Anastasio. Hermano del Gran Gaby, para Anastasio, la familia encima está por encima de todo, su apoyo, sus consejos; su principal sustento fue su mujer Concepción.

Anastasio estuvo cerca de asistir a los Juegos Olímpico de Londres 48. Hizo la mili en la escuela de caballería y Anastasio era mozo de cuadra. Trabajaba para su capitán que montaba a caballo y pudo asistir a los Juegos Olímpicos que aunque no fue finalmente. Otros militares si fueron a los JJOO.

Comenzó trabajando de pintor en el taller de arte religioso de Santiago Lara y después pasó a trabajar la escayola hasta la jubilación, Anastasio fue conocido como «Candilazo», su apodo del cual presumía. En cada techo de escayola que Anastasio colocaba, por encima le gustaba dejar algo dibujado por lo que debe de haber grandes obras en muchos techos de nuestro pueblo.

La pintura fue su primera inquietud artística, en su casa podemos ver la calidad de sus trabajos como el que hizo del Bar Cervantes, muy admirado.

Un hombre hecho a si mismo, Anastasio, símbolo de superación y autodidacta, fue un maestro que aprendió todos los días y su inquietud le llevó de la pintura a la poesía que le vino al jubilarse. Anastasio le gustaba mucho escribir y como cuenta Porfirio San Andrés, tras leer una poesía de otro maestro, Fernando Charco, vio la oportunidad de empezar a escribir hasta publicar un libro titulado «Mis mejores versos». Como me reconoce su hijo Agustín, en casa tiene muchos manuscritos de gran calidad que todavía no han visto la luz.

Poeta laureado, obtuvo el premio del Día del Mayor en Castilla La Mancha, varios premios del certamen poético del Cristo de la Vega o un accésit en el certamen poético «Blas de Otero».

Hoy celebramos su cumpleaños que, gracias a sus obras y trabajos, la figura de Anastasio del Socorro será eterna. Ejemplo con esfuerzo e ilusión todo se puede y que pese a la edad, no supone una barrera para lograr conseguir tu sueño. Gracias por tu legado, Anastasio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *