Socuéllamos, en el inicio de la construcción del Ferrocarril en nuestro país, fue proyectado como un nudo ferroviario gracias a la propuesta de Antonio Álvarez por Real decreto de 21 de noviembre de 1852 que fue admitida, fijando su inicio en Socuéllamos, siendo el nudo ferroviario que unía la capital con Andalucía y el Mediterráneo con Extremadura en perjuicio de Alcázar de San Juan. A esta propuesta inicial, se incorporaban al ferrocarril las localidades de Tomelloso y Argamasilla de Alba. Tras su paso por Manzanares se encaminaría a Almagro pero incorporando también a Daimiel para concluir en Ciudad Real.

Todo cambió con la llegada de Baldomero Espartero al Gobierno en 1855. Para acabar con la especulación y el caótico proceder en la concesión de líneas ferroviarias, promulgó la Ley de Ferrocarriles de 3 de junio de 1855, lo que provocó la conversión de lo establecido con anterioridad.

La Real orden de 25 de febrero de 1859 donde se anunció la subasta de la primera sección del ferrocarril se le concedió finalmente a Alcázar de San Juan, anunciando la subasta de la primera sección del ferrocarril de Alcázar de San Juan a Badajoz en detrimento de Socuéllamos dada la mayor cercanía de Madrid a Alcázar.

La publicación El Mensajero (Madrid. 1853) nos daba cuenta de la importancia que nuestro pueblo dentro de la red ferroviaria antes de la promulgación de la Ley de Espartero como nudo entre la capital y el sur y la unión al Mediterráneo:

1853 El Señor director general de Obras públicas, el Excmo. Sr. Holdado dado cuenta a la Reina (q. D. g.) de la exposición de D. Antonio Álvarez, pidiendo se le autorice en su próximo viaje a las fábricas extranjeras contratar la pronta construcción de locomotoras y carruajes necesarios para la sección de Socuéllamos a Manzanares. Enterada S M. y en atención a lo importante que es la terminación de dicha sección que aproxima la capital a lo puertos de Andalucía se ha decidido resolver a autorizar a Antonio Álvarez a traer el material de explotación correspondiente a la primera sección de Socuéllamos a Manzanares con tal que su costo no exceda de los seis millones de reales, valor menor que la segunda sección, o sea, de Manzanares a Ciudad Real.

Madrid 11 de abril de 1853.—Benavides.—Señor director general de obras públicas

El Mensajero (Madrid. 1853)

También, en la publicación de «El Católico» se hablaba sobre la construcción del ferrocarril a su paso por Socuéllamos. Decía así:

»EI concesionario de la línea de Ciudad-Real trata de dar tal actividad á los trabajos, que pueda
seguir sentándose la vía desde Socuéllamos á Manzanares desde el momento en que los carriles de
Tembleque lleguen á dicho Socuéllamos: estamos preparando sobre esta línea un trabajo que probablemente daremos en nuestro inmediato número.
Hemos oído ya rumores de un proyecto para la construcción de un ramal, ó sea continuación hacia Andalucía, desde Manzanares á Valdepeñas, »Los ingenieros de los concesionarios de la línea
de Málaga á Córdoba deben tener concluidos sus planos: los levantados por cuenta del Sr. Salamanca
están ya en Madrid; hemos tenido ocasión de examinarlos, y a su tiempo daremos de ello cuenta a
nuestros suscritores»

FUENTES: https://fcmaf.es/Ferrocarriles/Socuellamos_a_Ciudad_Real.htm


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *